henriabele-champagne-grid

Champagne Brut Tradicional de Henri Abelé

Brut Tradicional de Henri Abelé

MAR MENDOZA

henriabele-champagne-blog

El champagne te hace sentir como si fuera domingo y que algo mejor te esperará justo a la vuelta de la esquina [Marlene Dietrich]

Esta célebre frase encierra toda la magia que acontece en el Champagne; el glamour, la elegancia y la finura que admiramos en nuestra copa nos invita a sentir que algo cotidiano y anodino puede convertirse en especial y festivo; si a eso añadimos que el contenido pertenece a Maison Henri Abelé, siendo una de las casas más antiguas del corazón de Champagne en Reims , el sorbo se convierte en sublime.

En la región vinícola de Champagne el clima es atlántico con temperatura baja y lluviosa,  por lo que las uvas tienen una marcada acidez. El proceso de elaboración es arduo, desde la misma viña que sufre las extremas temperaturas, como todo su proceso posterior. En la selección se escogen los mejores crus clasificados de las uvas producidas en el Valle del Marne, creando el ensamblaje perfecto de un 40% Chardonnay, 35% Pinot Noir y un 25% Pinot Meunier descansando 3 años sobre sus lías. Y como colofón, el dosage, el secreto mejor guardado de estos maestros “alquimistas de estrellas” que dará lugar a un Henri Abelé Brut Traditionell con una personalidad y estilo singular digna de reyes.

Y de reyes, digo bien; pues era en la catedral de Reims donde celebraban las coronaciones de los monarcas y Henri Abelé Traditionell era protagonista en los grandes y copiosos festines. La Maison Henri Abelé, fue fundada por Théodore Vander Veken en 1757 y sus más de 250 años de historia lo convierten en uno de los referentes más importantes de Champagne que culminan en tradición, innovación y prestigio.

Cuando nos rendimos ante un copa de Henri Abelé Brut podemos apreciar en primer lugar su limpio e intenso color oro de ribete verdoso y una buena persistencia de burbuja y fina corona. En nariz predominan agradables aromas de la crianza en lías que recuerdan a pastelería, frutos secos y otros de fruta madura como manzana, melocotón y delicados aromas de flor blanca como la acacia  En boca tiene una acidez marcada pero amable, el carbónico está bien integrado dejándonos una agradable y untuosa efervescencia en las mejillas; la fruta madura queda enfatizada en esta fase gustativa con notas delicadas de fruta en compota y un fondo de miel, que nos dejan un recuerdo largo, persistente e intenso.

Por último unos consejos de como degustarlo:

  • La temperatura idónea de servicio se encuentra entre 6 y 8 grados. Por debajo de esa temperatura podemos perder la expresividad de la crianza y la intensidad aromática.
  • ¿Cómo abrirlo? Contraria a la creencia de abrirlo con ruido, no debemos hacerlo de manera abrupta; la apertura conveniente debe ser discreta y preservando la entrada brusca de oxígeno en la botella. Para ello inclinaremos 45 grados la botella y, manteniendo una mano fija y firme en el cuello de la misma protegiendo el corcho, giraremos suavemente la base consiguiendo la apertura deseada.
  • La copa de servicio recomendada es la de tulipa, una copa que se ensancha en su centro lo cual permite apreciar mejor los aromas y respeta al máximo el desprendimiento de carbónico y las burbujas.
  • ¿En qué momento y qué comida armoniza con un Henri Abelé Brut? Durante el aperitivo con unas sencillas almendras tostadas y unas aceitunas gordal es suficiente… O si queremos algo más sofisticado, un carpaccio de salmón ahumado con rúcula funciona genial. Con un entrante su mejor compañero es un foie micuit o un queso de intensidad suave/media de pasta blanda, como por ejemplo el Brillat Savarin. Al ser un Champagne fresco y de buena acidez dejará un paladar limpio y equilibrado de la salinidad o de la grasa de estos productos.

Por último nos quedaría  la opción hedonista de degustarlo sin adorno alguno, tal y como haría la diva Marlene Dietrich, llenando nuestra copa no sólo de tan refinado elixir sino del sentimiento de esperanza de que algo mejor y positivo puede sucedernos al doblar la esquina.

Mar Mendoza. Somellier de Tannic by Freixenet.